Leio em Tecnocidanos um post (la blogosfera, la filosofía y la república de las letras) sobre a crítica que alguns fazem à “moda” de publicar em blogs assuntos “académicos”. Reproduzo dois parágrafos:

“…

Y siendo así, quienes acusan a los blogueros de dispersos, superficiales, veleidosos y hasta de periodistas (sic) deberían pensarlo otra vez. ¿Por qué la conversación (diálogo, disputa, seminario, coloquio, mesa redonda o taller) está reputada como un gran instrumento para explorar/experimentar con nuevas ideas y, en cambio, es tan sospechosa cuando se hace en otro medio que no es la academia, el refectorio, el aula, el café, la sociedad, el parlamento o el club? Y lo mismo podríamos decir de los textos, tan esclarecedores cuando aparecen impresos y tan marrulleros si se difunden en la red.

Los blogs, creo, son un género experimental que obliga al escritor a expresarse con claridad y concisión o, en otros términos, a codificar las ideas con palabras que aseguren la posibilidad de ser refutadas. No sólo se piensa en la calle, en medio de esa gran plaza pública que es la red, sino que se hace según las normas (no explícitas) de la netiqueta. Unas reglas que obligan a renunciar a los trucos, ya sean púlpitos o togas ya sean fórmulas o latinajos. En la blogosfera no están bien vistas las muchas formas de prestidigitación profesoral que se practican en la academia. Las buenas prácticas obligan a enseñar el conejo y la chistera.”

Anúncios
%d bloggers like this: